A trip to Lebanon through Anthony Bourdain’s eyes and palate

When I first considered how appropriate would be to write a post about an episode of a TV show, I figured it would be out of place, as I usually write about Restaurants and their Chefs, markets, and a recipe once in a while. However, when I first saw (I’ve probably seen it a dozen times now) a No Reservations episode in which Anthony Bourdain visits Lebanon (for the second time, after his first visit was abruptly interrupted due to a military conflict), I felt a special connection. After all, Anthony Bourdain has been an inspiration, first through his books and now his TV show, to share my culinary experiences through this Blog. The words “I write, I travel, I eat” have become almost a lifestyle for me. On the other hand, the importance of food in the Lebanese culture, which I inherited from my Lebanese parents and enjoy every time I visit Lebanon (or a good Lebanese restaurant, for that matter), has influenced my taste and appreciation for the culinary world. After thinking about this, writing a post about Anthony’s visit to Lebanon is not only appropriate, it’s almost a pending duty, and a debt I needed to pay to him and to my Lebanese heritage.

The show starts with a short recap of 2006 visit, which was interrupted after Hezbollah militants captured a couple of Israeli soldiers; you probably know the rest of the story. Technically, if Anthony wanted to experience the real Lebanese culture, this has been part of the recent history of the country and a frequent episode for the Lebanese, for the last 35 years. But as a society, the Lebanese always get back on their feet as soon as possible, and life goes on. Anthony also describes how diverse the Lebanese population is, different religions, languages and cultures living together in such a small territory gives Lebanon a special character.  The chic, the modern, the cosmopolitan, lives together with the traditions and a radically opposite culture of more conservative Muslims and, sadly, the Hezbollah.

One of the things I like the most about No Reservations is that they always go together with a local, an insider who knows where to go and what to do. The first visit starts with Joe Kodeih, a play writer and director who accompanies Anthony (or the other way around) to Le Chef, one of the a very casual restaurants in Beirut that serves traditional home-style Lebanese dishes. After a drink of Arak, a classic start for any meal, a parade of dishes start to pass through the table; baked lamb kibbe, Hummus with pine nuts and ground beef, babaghanush. All this while Joe tells Anthony what has happened during the four years since his last visit. Then Anthony joins journalist Ramsay Short, and talk about everything Lebanese sitting in front of the beach, drinking a couple of Almazas, the “national” beer of Lebanon. This is a very common scene that needs to be experienced in any visit to the country. The stories about Lebanon’s rebirth continue while they stroll around Souk el Tayeb (means something like “Market of the Tasty”), a weekly market created by Kamal Mouzawak where farmers and traditional cooks meet every Saturday to offer their products. Anthony and the crew simply do what needs to be done in markets: walk around and taste everything! I was impressed by the variety of breads, which are great with chesses or Labne. If that wasn’t enough, they then go to a restaurant organized also by Souk el Tayeb, where home cooks serve traditional meals that include the almost extinct chopped raw liver, with raw beef and fat; which are eaten for breakfast or brunch with pita bread and spices like cinnamon and black pepper. It’s not a surprise that this dish is not very popular among younger generations anymore, but believe me, I’ve tried it and it’s way better than it sounds.

One of the cuisines that have an important role in the TV show, and in Lebanese culture, is the Armenian, who have a big community in Lebanon and have influenced positively the country’s gastronomy. Actually, one of my favorite meals there is a place called Mano in the Bourj Hammoud area, that serves the best Bastorma and Sojuk Shawarma. In the show, Anthony goes to a place called Onno, a small unpretentious Armenian restaurant that looks just exquisite and that is already in my “must eat” list for my next visit. At Onno, they were served Borgul stew, baked lentil kibbe, hummus, pastries filled with meat, fried kibbe, pigeons, bone marrow and liver (this time cooked). Everything looks just fantastic! Then, like many trips in the show, there is the bar scene followed by a late-night snack. In Gemayze, the heart of Beirut’s nightlife, full of bars and restaurants, they stop at Frank Wurst for “meat in tubular shape”, better known as hot dogs. However, the real deal for Lebanese is to have Shawarma or Falafel as a snack either before or after the party. The best place for Falafel is Sahyoun, a place (or should I say a couple of places?) that according to locals, serves the best Falafel in the city, and they are probably right, believe me…

The show continues with a visit to Baalbek and a stop to eat the famous Sfiha, baked pastries filled with spiced lamb and fat, very popular in the Bekka region, where most wineries are located. Of course, a stop in one of these wineries and a drink of Arak is a must. The trip and the show end like any visit to Lebanon should end, with a big meal with friends and family, sharing a number of dishes in a casual atmosphere. The Lebanese culture is about sharing a table with a lot of food, with no time constraints and enjoying the pleasure that this small but rich land has to offer. I believe that this episode portrays accurately the protagonist role that food has within the Lebanese culture, and the importance of fresh and good ingredients. I am glad that this is promoted positively, because Lebanon and the Lebanese have gone through very hard times but are successfully thriving thanks to their determination and love for their traditions. I am already looping forward to my next trip to Lebanon!

Un viaje al Líbano a través de los ojos y el paladar de Anthony Bourdain

Cuando pensé por primera vez qué tan apropiado sería escribir en mi Blog sobre un episodio de un programa de TV, me pareció algo descabellado, pues tradicionalmente he escrito sobre Restaurantes y sus Chefs, Mercados y alguna receta. Sin embargo, cuando vi el episodio de No Reservations en el cual Anthony Bourdain visita el Líbano (por segunda vez, después de haberse frustrado la primera visita a causa de la guerra) sentí una conexión e identificación especial. Después de todo, Anthony Bourdain ha sido una inspiración a través de sus libros y ahora su programa de TV, para compartir mis experiencias culinarias en este Blog. Por otro lado, la cultura gastronómica del Líbano, la cual he heredado de mis padres y que disfruto plenamente en cada una de mis vistas a ese país, ha influenciado mi gusto por todo lo culinario. Después de pensar en esto, siento que escribir sobre la visita de Bourdain al Líbano era casi una obligación, una deuda pendiente que debía honrar de inmediato. El programa comienza con una breve recapitulación de la visita anterior en el 2.006, la cual se vio bruscamente interrumpida a causa de la captura de soldados Israelíes, lo cual desencadenó un conflicto bélico que duraría varios meses. Técnicamente, si se desea experimentar la verdadera cultura Libanesa, esto ha sido parte de la reciente historia del Líbano, que ha vivido constantes guerras en los últimos 35 años, pero que como sociedad, se ha podido levantar constantemente. Luego se hace una reseña sobre la diversidad de Beirut, diversas religiones, idiomas y culturas conviviendo en un pequeño espacio. Lo chic, moderno y cosmopolita, convive con lo tradicional e incluso con costumbres radicalmente opuestas como la de los simpatizantes del Hezbollah.

Una de las cosas que más me gusta de No Reservations es que siempre van acompañados de gente local que sabe que hacer y a donde ir. La primera visita comienza con un director de teatro llamado Joe Kodeih, con quien Anthony come en el restaurant Le Chef, un pequeño lugar bastante informal, de los que abundan en Beirut, donde la comida simple y casera es la única protagonista.  Después de un trago de Arak, comienzan a desfilar por la mesa Kibbe horneado, Hummus (crema de garbanzo) con piñones y carne molida, y berenjenas, mientras Joe le cuenta a Anthony sobre lo ocurrido en estos cuatro años desde la primera visita. Posteriormente se reúne con el periodista Ramsay Short, con quien comienza a conversar a orillas de una playa, durante un atardecer y tomando Almaza, la cerveza “nacional” del Líbano, una escena muy común y que debe ser parte de cualquier visita a Beirut. Las historias sobre el resurgimiento del Líbano siguen mientras visitan Souk el Tayeb (se traduce algo así como Mercado de lo Sabroso), un mercado semanal creado por Kamal Mouzawak en el cual cada sábado se encuentran productores y agricultores de diferentes zonas del país a ofrecer sus productos. En esta visita, Anthony y su “crew” simplemente hacen lo que se debe hacer en un mercado: caminar y  probar de todo un poco. Me llamaron especialmente la atencion los diferentes panes, los cuales son ideales para comer con quesos y cremas. Luego almuerzan en un restaurante de la misma organización de Souk el Tayeb donde, entre otras cosas, sirven carne, grasa, e hígado crudo, componentes tradicionales de un Brunch tradicional Libanés, pero que han perdido popularidad en generaciones recientes.

Otra de las cocinas que tiene un rol importante en el programa es la Armenia, pues existe una colonia grande de Armenios que han influenciado de forma muy positiva la gastronomía local, de hecho, una de mis comidas favoritas es ir a probar el Bastorma y Shawarma de Sojuk en el barrio Armenio Bourj Hammoud. En esta ocasión, Anthony y compañía van a comer a Onno, otro sitio pequeño y sin pretensiones que luce sencillamente exquisito y el cual seguramente visitaré en un próximo viaje. En Onno les sirven Borgul (trigo cocido), Kibbe de lentejas, Hummus, Empanaditas de carne y Kibbe frito, Cordero, Palomitas asadas, y otros platos menos tradicionales como el Sojuk (un chorizo picante Armenio), Tuétano e Hígado. Todo se ve divino!

Como en toda visita de Bourdain a cualquier ciudad, tampoco puede faltar una noche de bares con una dosis de comida de calle. En Gemayze, centro de la vida nocturna en Beirut, llena de buenos bares y cafés, comen un perro caliente en Frank Wurst, una parada fija antes o después de salir de noche. Sin embargo, la comida rápida nocturna por excelencia es un Shawarma o un Falafel, y en esta oportunidad pasan por el famoso (aunque debería decir “los famosos”) Sahyoun, un par de locales contiguos que según los locales preparan el mejor Falafel de Beirut, de lo cual puedo dar fe. También le dedican un espacio a los famosos Sfiha, masas horneadas rellenas de cordero y grasa especiada, típicas de la región de Bekka, zona vitícola del país y donde visitan uno de los mejores viñedos tomando buen Arak.

El viaje y el programa terminan como debe terminar cualquier visita al Líbano, una gran comida entre familia y amigos, compartiendo diversos platos en un ambiente casual. La cultura Libanesa trata de eso, de compartir la buena mesa con comida abundante, sin limitaciones de tiempo y simplemente entregándose a los placeres que esa pequeña pero rica tierra otorga. Pienso que este episodio transmite de forma acertada el rol protagónico que tiene la gastronomía en la cultura del Libanés, así como la importancia de los buenos ingredientes. Me alegra que se promocione de tan buena manera el Líbano, un país que ha pasado por tiempos muy difíciles pero que esta saliendo adelante gracias al amor del Libanés por sus tradiciones.

Les recomiendo leer un articulo que escribí para la revista Complot, llamado “Beirut, encrucijada entre dos mundos” sobre una reciente visita a Beirut

El Camel y La Flor de Trípoli, una ventana en Caracas con vista al Líbano.

Catia es un barrio clásico de Caracas, donde desde hace muchos años se han mantenido un gran número de comercios a pesar de que han surgido muchas otras zonas más “amigables” en la ciudad. Esta zona normalmente no es frecuentada por el público que busca buena comida o un sitio donde pasar un día en familia, sin embargo, por lo menos para mi, los domingos en la mañana se abre una ventana de tiempo, como si fuera una dimensión paralela, y Catia se convierte en un destino predilecto para salir a desayunar.  La razón es muy simple, pues El Camel y La Flor de Trípoli, ubicados en el mismo establecimiento en la Calle Colombia, muy cerca de la estación de Metro Plaza Sucre, ofrecen el mejor desayuno Libanés de la ciudad, y de los mejores que he probado fuera del Líbano.

El Camel es el clásico “horno” (así se les llama a este tipo de panaderías) Libanés, y producen excelentes Fatayer y Manouche, clásicos de la panadería árabe. Los Fatayer son una suerte de empanada horneada de forma triangular, rellenas de acelga o de carne molida. Mis favoritas son las de acelga, sin embargo, cada vez que voy, no puedo resistirme a comer ambas. Luego están los Manouche, conocidas también como Pizzas Árabes debido a su forma, las cuales son preparadas con queso, zahtar (condimento árabe a base de orégano, ajonjolí y sumack), carne molida, o kishik (otro condimento árabe hecho a base de trigo y yogurt). Estas masas con “topping” de alguno de estos cuatro ingredientes, son brevemente horneadas, saliendo del horno levemente tostados y crujientes en los bordes, y suaves en el medio. Como lo manda la cocina árabe, lo ideal es ir en  grupo y probar todas estas delicias recién salidas del horno, pero si no logran probarlos todos, les recomiendo que compren algo para llevar pues los domingos son días muy largos y como snack de media tarde, esta comida viene muy bien.

Mi otro consejo es que guarden espacio, mucho espacio, para los dulces de La Flor de Trípoli, la pastelería que esta contigua a El Camel y que comparte el mismo espacio al público. Mi dulce favorito allí es el Knefe, un clásico de la pastelería libanesa a base de queso y sémola, el cual es horneado en grandes bandejas redondas, y luego es servido en bondadosas porciones coronado con miel. El Knefe es para mi uno de los mejores desayunos que uno puede comer en el Líbano, y aquí lo ejecutan muy bien, recién salido del horno, no muy caliente pero tibio, con la miel bañando el queso y la sémola… sin palabras. También les recomiendo pobrar una especie de canelones hechos de masa philo, rellenos de crema y bañados de miel, exquisitos y delicados.

Estos dos locales son un pedacito del Líbano en el corazón de Caracas, si bien los alrededores distan mucho de la arquitectura del Líbano, hay cierta semejanza entre el barrio de Catia y algunas zonas de Beirut no menos caóticas o descuidadas, sin embargo, la verdadera similitud está en los aromas a orégano, a pan recién salido del horno, a miel, a especias. Tampoco les extrañe estar rodeados de libaneses que acuden a este lugar para recrear algunos de los placeres de su tierra de origen y asomarse, aunque sea solo por un domingo en la mañana, en una ventana en Catia con vista al Líbano.